¿Cómo prepararte para una Cirugía de Nariz?

¿Cómo prepararte para una Cirugía de Nariz?

¿Cómo prepararte para una Cirugía de Nariz o Rinoplastia?

Antes de programar la rinoplastia, debes reunirte con el cirujano para analizar los factores importantes que determinarán si la cirugía puede funcionar bien en tu caso. En general, esta reunión abarcará lo siguiente:

  • Tu historia clínica. La pregunta más importante que te hará el médico será cuál es tu motivación para la cirugía y cuáles son tus objetivos. El médico también te hará preguntas sobre tu historia clínica (incluidos los antecedentes de obstrucciones nasales, cirugías y los medicamentos que tomas). Si tienes un trastorno hemorrágico (como hemofilia), es posible que no seas apto para una rinoplastia.
  • Una exploración física. El médico te hará un examen físico completo, que incluye todos los análisis de laboratorio necesarios (por ejemplo, análisis de sangre). También revisarán tus características faciales, y la parte interna y externa de la nariz.El examen físico ayuda al médico a determinar los cambios que deben realizarse y cómo las características físicas (como el grosor de la piel o la fortaleza del cartílago en el extremo de la nariz) pueden afectar los resultados de la cirugía. Además, el examen físico es fundamental para determinar el impacto de la rinoplastia sobre la respiración.
  • Fotografías. Una persona del consultorio médico te tomará fotografías de la nariz desde diferentes ángulos. El cirujano puede usar un programa de computadora para manipular las fotos y mostrarte que tipos de resultados son posibles. El médico usará estas fotos para realizar las evaluaciones sobre el antes y el después del procedimiento, como referencia durante la cirugía y para las revisiones a largo plazo. Lo más importante es que las fotos permiten hablar específicamente sobre los objetivos de la cirugía.
  • Una conversación sobre tus expectativas. Debes hablar con el médico sobre tus motivaciones y expectativas. El médico te explicará qué se puede y qué no se puede lograr con una rinoplastia y cuáles podrían ser los resultados. Es normal tener un poco de vergüenza al hablar de tu apariencia, pero es muy importante que seas sincero con el cirujano acerca de tus deseos y objetivos para la cirugía.

Si tienes un mentón pequeño, el cirujano puede analizar contigo la posibilidad de realizar una cirugía para aumentar el tamaño del mentón. Esto se debe a que un mentón pequeño da la sensación de que la nariz es más grande. No es imprescindible someterse a una cirugía de mentón en este caso, pero puede ayudar a equilibrar el perfil facial.

Cuando se haya programado la cirugía, deberás pedirle a otra persona que te lleve a tu casa si la cirugía es ambulatoria.

Durante los primeros días posteriores a la anestesia, puedes sufrir fallas en la memoria, tiempos de reacción más lentos y alteraciones en las facultades mentales. Por lo tanto, coordina con un miembro de tu familia o un amigo para que te acompañe durante una o dos noches y te ayude con las tareas de cuidado personal mientras te recuperas de la cirugía.